lunes, abril 16, 2012

Detalles de...







Que comía por los ojos...
Siempre he sido de altibajos. Y de ir poniendo los cuadros rectos.
Toda mi vida cambiando.
Pero es que los días nublados los pasaría encerrada en casa. Y si la comida no es bonita... ni comería.
Cuando pasan cosas feas, soy de las que me digo, "Dory, tranquila, pase lo que pase, mañana saldrá el sol".
Y mientras subo la persiana y no... perfilo mi habitación.
Que, al fin y al cabo, no es otra cosa que el reflejo de lo que llevo dentro. Detalles de mi interior.
Un montón de cosas aparentemente inconexas, hasta que les das la vuelta y encuentran su sitio. 
Y sin quererlo, se me emparejan solas. Y, entonces, todo me vuelve a cobrar sentido.


Caóticas que escuchan ternura. Caóticas que se regulan con la luz del sol.
(Tengo unas ganas de guardar el frío y dejarles hueco a las batistas, rafias y flores... )






PD: gracias por vuestras visitas y comentarios. Sois amor(L).
PD 2: espero que os gusten los rinconcitos de mi habitación :)

3 comentarios:

SACRAMENTO dijo...

Qué bonito escribes, Dory.
Qué pena que no estemos más en contacto, pero en contestar comentarios se me va el día.
Visítame que te echo de menos.
Un abrazo fuerte.
XXXXXXXXXXXXXXX

The Gossip Eye dijo...

Me ha encantado esta entrada!!
Además, la última que publiqué yo también va de pequeños detalles :)

Lo de la primera foto es una mesa con un cristal "plastificando" las fotos? Me gusta!

Y también esa Polaroid que asoma y esas VOGUE italianas.

m u a a a k

Regli dijo...

Pues como dices, cosas inconexas que para ti tienen mucho sentido. A mí me gusta la gente caótica, porque desprenden armonía y están llenas de continuas nuevas ideas. Es lo que tiene la creatividad.